21.7 C
Santa Cruz de la Sierra
sábado, febrero 4, 2023

El gigante de Gigantes irrumpe en torneo de básquet para 12 años

Era necesario mirar de abajo hacia arriba e inevitable poner cara de incrédulo, tratando de cuadrar los 12 años de Maykel Bordón Fernández con sus impresionantes 1,91 metros de estatura. Al lado de más de 200 niños y niñas de la misma edad era un gigante; así sorprendió el basquetbolista en formación en el Convivió Nacional desarrollado hace poco en el coliseo Guadalquivir de Tarija.

El pequeño Maykel (pequeño sólo por su edad) llegó al torneo integrando, paradójicamente, el Club Gigantes de La Paz. De espaldas tiene el porte de un adulto más alto de lo común y de frente, con su tierno rostro, se ve que es un niño que podría labrar un gran futuro en el básquetbol, como auguraron muchos entrenadores y aficionados.

Su papá es el paraguayo Wálter Bordón Espínola y mide 1,93m; mientras que, su mamá es la orureña Giovana Fernández y mide 1,74m. O sea tiene de dónde heredar la estatura y también el deporte, puesto que Wálter llegó al país como refuerzo del equipo Udabol y Giovana jugó básquet desde los 10 años e integró selecciones de El Alto.

“Para nosotros, la estatura de Maykel, no es muy llamativa, porque siempre fue muy grande”, comentó Giovana, recordando que su retoño nació con 3,5 kilogramos de peso y 60 centímetros de largo. En todas las etapas de su niñez, siempre estuvo alrededor de 30 centímetros por encima de todos los de su edad; ahora mide 1,91 metros, calza 48, utiliza poleras talla XL y sus pantalones son 42 “aunque siempre debemos hacer aumentar el largo y los zapatos los hacemos fabricar a medida o traemos de Estados Unidos”, detalla su mamá.

Durante la pandemia, como muchos, subió de peso pasando los 95 kg, por eso los inscribieron a una academia de fútbol. Todos decían que sería un gran arquero, pero algunos inconvenientes en su motricidad fina y su coordinación, además de su velocidad, no ayudaron.

“Un médico amigo nos dijo que lo metamos al básquetbol, porque este deporte ayudaría a superar los inconvenientes”, dijo la orgullosa orureña, pero las mejoras también llegaron con una bajada de peso a 81 kg y una subida de ánimo al cien por ciento.

“Al principio no le gustaba mucho, pero su pasión por el básquet nació al escuchar el comentario ‘es alto pero no hace nada’. Me dijo que quiere demostrar que puede ser bueno”, concluye Giovana.

De esa forma, con su estatura marca la diferencia en el básquetbol nacional y ahora está muy motivado para entrenar duro y tratar de escribir una historia gigante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Newspaper WordPress Theme

ÚLTIMAS NOTICIAS

Más Noticias