22.7 C
Santa Cruz de la Sierra
sábado, mayo 28, 2022

‘Cuchillo’ Suárez, se forjó entre los golpes de la vida y el deporte tuerca

El periodismo deportivo está de luto por la muerte de Carlos Suárez Céspedes (56), un periodista dedicado a la cobertura de los deportes tuercas, oficio con el que llevó el sustento a su hogar y cosechó amistades con su característica sencillez y sonrisa afable.

Sus restos mortales están siendo velados en la sede del Círculo de Periodistas Deportivos de Santa Cruz y serán sepultados esta tarde en el cementerio El Pajonal.

Carlos tenía una trayectoria de más de 35 años laburando en el ámbito deportivo. Desde muy joven empezó su andadura periodística inicialmente de la mano de Bismark Kreidler, luego trabajó con los hermanos Fernando y Alfonso Quiroga, así como con otros periodistas de renombre en nuestro medio hasta que se independizó y creó su programa tuerca Máxima Velocidad.

Era un incansable reportero que se especializó en el relato de competencias del motociclismo y también formaba parte del directorio del Círculo de Periodista Deportivo, como secretario de actas.

Golpes duro minaron su salud
Cuchillo le decían sus amigos por su ingenio mordaz a la hora de lanzar una crítica. Aplicó mucho valor, energía y decisión a su oficio, el cual realizaba con el apoyo incondicional de su esposa Magui mientras ella estuvo con salud. Su pareja dejó de trabajar a su lado hace algunos meses a raíz de una terrible enfermedad que en septiembre de este año le provocó la muerte.

El golpe fue devastador para él, pues venía de recuperarse del deceso de su hermano. Enterró a su compañera de vida y pretendió seguir con sus actividades diarias con su afable sonrisa como escudo, pero su organismo estaba maltrecho por tanto desgaste mental y un viernes, cuando llegó con anticipación a una competencia de buggies en Minero, empezó a morir de a poco.

Ese día avisó a sus colegas sobre un intenso de dolor de cabeza, pero siguió con la cobertura de rally el sábado y domingo en septiembre pasado. Retornó a la ciudad y ese lunes le dio un derrame cerebral del cual no pudo recuperarse pese a la intervención de los médicos.

Las condolencias de amigos, periodistas y dirigentes del deporte tuerca no se dejaron esperar en las redes sociales. Uno de los más dolidos es su compadre Gonzalo Galarza, su compañero de ruta y compinche de cientos de historias y anécdotas.

Galarza recuerda su dicho favorito: “Sos grande, todo lo que te ponés te queda chico”, decía para resaltar un favor que recibía de alguien o para ensalzar una buena acción de una persona.
Carlos se enfocaba tanto en cumplir a cabalidad con su trabajo que muchas veces le tocó sufrir la ironía de sus amigos.

“Una vez, en una carrera de buggies, en Pedro Lorenzo, él se apostó en una curva y su esposa Magui en otra, donde un buggie derrapó y ella tuvo que lanzarse al monte para esquivar el peligro. Alguien, por asustarlo, le dijo que habían atropellado a su mujer y, en tono de broma, preguntó si la cámara que usaba su pareja no había sufrido daño”.

Carlos Suárez deja cinco hijos. Sergio, uno de los menores, anunció que seguirá la estela de su padre y tomará las riendas de Máxima Velocidad. Paz en la tumba de Cuchillo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Newspaper WordPress Theme

ÚLTIMAS NOTICIAS

Más Noticias